Ir al cole o a la guardería por primera vez

En Educación by Mariana MartínezLeave a Comment

Septiembre es el mes de la vuelta al cole y para muchos niños significa ir al cole o a la guardería por primera vez. Este año, sin embargo, el inicio del curso escolar es muy diferente a cualquier otro y está marcado por la incertidumbre, el nerviosismo e, incluso, el miedo.

No obstante, los niños que van al cole o a la guardería por primera vez necesitan de nuestro acompañamiento y comprensión para hacer que este tiempo de adaptación sea lo más llevadero posible para todos. A continuación, te comparto alguna información que te puede ayudar a hacer más agradable este proceso.

En primer lugar, hemos de entender y aceptar que los que necesitamos que los niños asistan a una guardería o al colegio infantil somos los padres, normalmente porque tenemos que trabajar. Pero en realidad, lo que necesitan los niños en esas edades es estar con sus padres. Y, aunque sorprenda todavía a muchos, no necesitan ir a la guardería para socializar con otros niños ni para “ser más inteligentes” o tener éxito en el futuro.

Evidentemente, no todos los padres pueden quedarse en casa con los hijos o tienen apoyo de otras personas para cuidarlos. Esto no es para sentirse culpables, sino para que este hecho nos ayude a comprender y ser más compasivos con los pequeños.

Los niños tienen una figura de apego, por lo general mamá y/o papá, ya que es con quien más pasan tiempo y con quien se sienten seguros y en quien confían para atender sus necesidades (de afecto, alimentación, etc.). Al estar con mamá y/o papá, lo tienen todo y se sienten felices. Que los niños tengan esta figura de apego es normal, incluso sano. Indica que hay una buena conexión entre el niño y sus cuidadores.

Cuando los llevamos a la guardería o a la escuela infantil, en especial cuando es la primera vez, los niños sienten miedo y angustia por varias razones. La primera es porque se tienen que separar de su seguridad. En segundo porque se quedan en un lugar completamente desconocido, con gente que no conocen y que no saben si pueden confiar en ellas o no. Es normal sentir esa incertidumbre cuando nos enfrentamos a algo que no conocemos. Los adultos también nos sentimos así cuando empezamos un nuevo trabajo, al cambiar de residencia a una ciudad o país diferente, o cuando nos convertimos en papás.

Desde luego que hemos elegido el colegio o guardería pensando en lo mejor para nuestros hijos, buscando su seguridad y su bienestar. Confiamos en que las personas que estarán a su cargo los van a cuidar y proteger. Pero los niños no conocen a sus profesores, y siendo sinceros, al inicio ellos tampoco conocen a los niños, no saben cuáles son sus gustos o sus necesidades particulares. Así que al tener que quedarse en un lugar nuevo, con gente extraña para ellos y, sobre todo, sin mamá o papá cerca, genera en los niños una situación de estrés y angustia REAL. Y la manera que tienen de expresarlo es llorando y cogiéndose muy fuerte a mamá o papá para que no se vayan.

Cuando estamos estresados, el cerebro genera cortisol (hormona del estrés) y adrenalina. En altos niveles, éstas pueden ser tóxicas para el cuerpo, así que, para protegerse, el cerebro produce serotonina, endorfinas y opiáceos naturales que lo tranquilizan, incluso hay quienes indican que están en un estado como “auto drogados” por las mismas sustancias que su cuerpo liberó. Es por esto por lo que, después de llorar tanto, los niños se queden tranquilos. No es porque estén haciendo teatro o quieran manipular o chantajear a los padres, sino porque su cerebro funciona en modo supervivencia.

A la salida, es probable que, al volver a ver a mamá o papá, vuelva a llorar o pueda estar quejoso. Aunque haya estado “tranquilo” durante todo el día, ha ido acumulando ese estrés, tensión y cansancio. Así que cuando ven a los padres, se derrumban porque sabe que puede confiar en ellos para que le quieran y acepten en cualquier faceta. Repito, no se trata de ningún tipo de manipulación ni chantaje.

¿Cómo acompañar cuando se va al cole o a la guardería por primera vez?

Teniendo lo anterior en mente, algunas estrategias que puedes utilizar cuando se acerque el momento de preparar el incio del cole son:

  • Aceptar que el proceso de adaptación a esta nueva situación será progresivo. El éxito y la duración dependerá de varios factores, incluyendo el apoyo que los niños sientan por parte de los padres y los profesores. (También depende de la edad, del grado de introversión/extroversión, de la capacidad de adaptarse a los cambios, etc.)
  • Pensar que es una etapa, un momento que tiene un principio y tendrá un fin. No llorará para siempre. Simplemente necesita tiempo y tu acompañamiento cariñoso para conseguir adaptarse.
  • Hay colegios que permiten un periodo de adaptación en el que los padres pueden acompañar a los niños durante algún tiempo dentro de la clase.
  • Utilizar un objeto de transición: puede ser un peluche o algún juguete pequeño al que el niño tenga cariño. Este objeto conocido y querido le ayuda a sentirse seguro. Este objeto siempre se puede llevar guardado en la mochila y así el niño puede saber que está ahí, sobre todo cuando en el colegio no se permite que lleven este tipo de objetos.
  • No separarse del niño fuera del horario escolar a menos que sea estrictamente necesario (por motivos de salud o seguridad, por ejemplo) durante este periodo. En caso de que no sea posible, separarse al menos lo mínimo posible.
  • Hacer equipo con el colegio. Hablar con los profesores para ayudar a que lo conozcan y entiendan sus gustos y necesidades particulares. Esto les ayudará a poder crear una conexión con los niños y que estos se sientan también seguros en el colegio.
  • Establecer rutinas. Te explico cómo hacerlo en este post.
  • Evitar las prisas para ir al colegio, sobretodo los primeros días. Es mejor ir con tiempo para que haya oportunidad de explicar lo que pasará y despedirse con tranquilidad.
  • Explicar lo que va a pasar durante el día: lo vas a dejar, él irá a su clase con su profesora que se llama XXX, jugará, irá al patio, comerá, hará la siesta, etc. Y después de todo esto vendrás a buscarlo.
  • Puedes pensar en algún plan que le guste para la salida del cole. Por ejemplo, pasar un rato por el parque, llevarle algo de merienda que le guste, etc. (Ojo de no utilizar esto como un premio. Por ejemplo: “si no lloras, vamos al parque.”).
  • Despedirse SIEMPRE. Aunque te puedan sugerir lo contario, desaparecer sin más aumentará la angustia de tu hijo. Así que es importante decirle adiós, darle un beso, recordarle lo mucho que lo quieres y que vendrás por él después de la siesta. Siempre que sea posible, avísale previamente quién irá a buscarlo.
  • Con el tiempo se puede valorar la relación que va teniendo con sus compañeros. También ayuda saber si hay alguna actividad o juguete del colegio que le llame especialmente la atención y que lo motive a ir al colegio. Eso si, ni todos los juguetes del mundo, ni los compañeros ni nada son tan valiosos como la compañía de mamá y papá.
  • Mantén siempre una actitud positiva y serena, confía en él/ella y en ti. Háblale con tranquilidad y respeto.

Lo que debes evitar:

  • Mentirle o engañarle. Esto empeora las cosas y hará que pierda la confianza en ti. Puedes leer en este post porqué no debes mentir a tu hijo.
  • Enfadarte con él. Recuerda que es pequeño y lo hace lo mejor que puede. A veces les exigimos cosas para las que no están preparados.
  • Premiar o castigar. Como decía antes: “Si lloras en el cole, no iremos al parque.” O, por el contario, “si no lloras cuando te deje en el cole, te llevaré al parque.”

Ir al cole o a la guardería por primera vez es un gran acontecimiento para las familias. Si los padres lo viven con alegría y confianza, los niños se sentirán más seguros favoreciendo a que su adaptación sea más placentera. Y por supuesto, ¡no te olvides de la cámara para inmortalizar este gran momento! 🙂

¿Qué estás haciendo para ser la mejor madre o padre que puedes ser? Visita la web de cursos Mariana Martínez para encontrar estrategias que te ayuden a conectar y mejorar la relación con tus hijos.

Sobre el autor

Mariana Martínez

Facebook Twitter

Soy mamá, pedagoga y educadora de padres de Disciplina Positiva. Me dedico a asesorar y capacitar papás dándoles herramientas con las que educar a sus hijos con respeto, amor y asertividad. Mi objetivo es fortalecer a otras familias ayudándoles a construir una base sólida que favorezca el crecimiento de cada uno de sus miembros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.